¿Por qué les gusta el café a las abejas?

lunes, 01 abril 2019

¿Por qué les gusta el café a las abejas?

3 ejemplos fascinantes

Mmm ... café!

¡El café es un pequeño placer muy extendido que nos gusta tomar en muchas situaciones! Su sabor único y el contenido en cafeína contribuyen a hacer de esta bebida algo de lo que no se puede prescindir. No debemos olvidar que la cafeína tiene una fuerte acción excitante en el sistema nervioso central, especialmente en el nivel cortical. Pero, ¿por qué el café contiene cafeína?

La cafeína como plaguicida natural.

No es casual que la planta de café contenga cafeína. Esto actúa como un pesticida natural creando un sistema de defensa integrado contra numerosas plagas (caracoles, hormigas ...). Pero también hay insectos a los que precisamente les gusta la cafeína.

En la planta del café encontramos unas bayas rojas (frutos del tamaño de una cereza). Cada baya contiene una semilla plana. En las bayas de las plantas de café encontramos el néctar de la cafeína: la verdadera fascinación de numerosos insectos como las abejas. La razón por la que millones de abejas vuelan sobre estas plantas para chupar el néctar de café no es puramente accidental, el sabor indiscutible, pero sobre todo el néctar que se encuentra en el interior hace que esta bebida sea irresistible incluso para las abejas.

Todos los amantes del café conocen las propiedades beneficiosas de la cafeína: mejora la concentración y la memoria a largo plazo. ¿Qué haríamos sin café? No sólo los humanos, sino también las abejas, aprecian los efectos versátiles del café .

1. La cafeína mejora la memoria.

La cafeína, un componente de la dieta no nutritiva, ya que no suministra componentes alimentarios esenciales al cuerpo, es rica en calcio, magnesio, sodio, potasio, cromo, vitamina E y B. Por lo tanto, no tiene un efecto positivo sólo en la memoria a largo plazo. Un estudio ha demostrado que las abejas aprecian enormemente el efecto tonificante de la cafeína, volviendo a volar sobre las bayas en busca de este precioso néctar. Gracias a la cafeína contenida en su néctar, estas flores permanecen aún más tiempo en la memoria de las abejas.

2. La cafeína aumenta la productividad.

Las abejas siempre recuerdan qué flores contienen cafeína porque les gusta el calcio que contienen. Por esta razón, se focalizan principalmente en estas flores mientras que evitan otras. Así que no pierden el tiempo polinizando las flores equivocadas.

3. La cafeína se convierte rápidamente en un hábito.

Las abejas memorizan rápidamente los efectos tonificantes de la cafeína y continúan recordándolos. Con el tiempo, las abejas desarrollan el gusto por el néctar de la cafeína, tal como lo hacemos por la mañana: una taza de café cada mañana acaba convirtiéndose en una necesidad.

Estos tres hechos muestran claramente la afición de las abejas por la cafeína. Pero eso no es todo, porque cuando las abejas descubren flores con néctar de cafeína en su interior, vuelan a la colmena para "comunicarse" con otras personas sobre el descubrimiento fascinante y llevarlas al lugar de adoración. ¡Impresionante!

Si quieres dar un poco de alegría a nuestras abejas amigas, puedes intentar plantar semillas de café en el jardín o en el balcón de tu casa. Una planta, la del café, que ama el calor y los lugares sombreados.