miércoles, 29 octubre 2014

Chili: comer picante hace feliz y es saludable

El "Scoville" es la unidad de medida para la intensidad del picante. El nivel más alto lo alcanza la capsaicina con 16 millones. Los tipos más picantes de chilis que existen en la naturaleza son los habaneros mexicanos o los caribeños scotch bonnet, con aproximadamente 100.000. Un plato normal de chili suele tener alrededor de 30.000 Scoville y resulta muy saludable por el alto contenido en vitamina C. La especia de la cual proviene el chile es la Pimienta de Cayena.

Así que el chili resulta beneficioso por distintos motivos. Estimula el apetito, la circulación y el flujo sanguíneo. Actúa contra la indigestión y la distensión abdominal, ayuda a aliviar la tensión y el dolor muscular y es antibacteriano. Ésta última es la causa por la cual el chili es indispensable en la alimentación de las zonas cálidas ecuatoriales. Las clases amarillas, naranjas y rojas también tienen vitaminas  A, B1, B2, B3 y E, hierro y calcio, y en comparación con los limones, el doble de vitamina C. La capsaicina también protege la mucosa gástrica de los efectos del alcohol y ayuda a desintoxicar el hígado y reducir los niveles del colesterol en sangre.
Incluso se considera que el chili ayuda a quemar grasa.

Los alimentos picantes son también la droga más sana del mundo porque te hacen feliz. Se debe a que ayudan a liberar endorfinas con el efecto "Pepper-High-Effect"

Otro dato interesante es que la tolerancia a la comida picante se entrena. Las papilas gustativas se acostumbran y reaccionan de manera diferente de una vez a la siguiente que se come picante. Una ayuda cuando un plato es excesivamente picante es el arroz, la ensalada de pepino o la leche. El agua, aunque se crea lo contrario no ayuda realmente.