¿Qué hierba aromática es perfecta para cada plato?

lunes, 03 julio 2017

¿Qué hierba aromática es perfecta para cada plato?

Como todos sabemos hay una gran variedad de hierbas aromáticas y cada persona prefiere el sabor de unas a otras. No obstante, debemos tener en cuenta que hay una selección especial de hierbas que deben estar en todas las cocinas. Gracias a las hierbas aromáticas podremos usar menos sal en nuestros platos y estos se enriquecerán con sabores deliciosos y variados. Además proporcionan ingredientes sanos, frescos, tales como vitaminas, minerales o aceites esenciales.

¿Frescas o secas?

Hay muchas personas que prefieren las hierbas frescas ya que suelen tener más sabor. Aunque existen algunas que se potencia su sabor al utilizarlas secas.

Una ventaja de utilizar las hierbas aromáticas frescas es que son más duraderas. Se recomienda guardar en un envase hermético para que el aroma y el sabor no se evapore. También existe la opción de congelarlas inmediatamente después de la cosecha, de esta forma conservan casi todo su sabor.

Aquí está nuestra selección de hierbas aromáticas más importantes:

Albahaca

La albahaca tiene un sabor intenso y agradable. Principalmente se utiliza para la cocina italiana, por ejemplo, pizzas, ensaladas, salsas de tomate, pasta, pescado o pollo. Es ideal para incluirla en platos mediterráneos.

Importante: No cocinar la albahaca porque perderá todo su sabor. En este caso, es recomendable utilizarla fresca. Hay albahaca de junio a septiembre.

Ajedrea de jardín

Cocinarla entera. Tiene un sabor ligeramente picante. Es perfecta para guisos y legumbres.

Eneldo

El sabor agridulce del eneldo le dará un sabor especial a tus platos. Esta hierba aromática va muy bien con el pepino y con el salmón ahumado, además de adobos, salsas y pescados en general. Se aconseja añadir el eneldo fresco al finalizar para que tenga todo su sabor.

Estragón

Gracias a sus aceites esenciales tiene un sabor característico a hierba amarga con notas picantes. Se ajusta perfectamente con carne picada y cordero. Si se utiliza picado dará un toque especial a tus guisos.

Mejorana

Con aroma amargo, la mejorana es fantástica para hacer marinados o platos al horno de pescados, patatas o carne picada. No cocinar durante mucho tiempo. Tener en cuenta que cuanto más se cocine, mayor será su sabor amargo intenso. Esta hierba aromática desprende más sabor cuando está seca que fresca.

Menta

Una hierba muy versátil (para comidas, cócteles, tés, ...) ya que tiene un sabor muy característico. Aporta un toque fresco a muchos platos y va bien con todo tipo de postres, carnes y pescados.

Orégano

Tiene un sabor agrio y ligeramente picante que va muy bien con la cocina italiana (pizza, mariscos, pescado, pasta, sopas y estofados). Su sabor será más intenso seco y se debe cocinar al menos durante 15 minutos. Entonces será cuando gracias al calor su sabor se intensifique. Nota: se debe usar con moderación el orégano seco. No es una hierba que compagine bien con la mejorana.

Perejil

El clásico: El perejil es una hierba aromática universal. Su sabor es picante y ligeramente ácido y dulce. Es perfecto para utilizarlo con carne, pescado, sopas, ensaladas y patatas. Debemos utilizar el perejil siempre fresco. Podemos plantarlo de Mayo a Octubre.

Romero

Las hojas del romero tienen forma de aguja y ofrecen un aroma intenso. Es muy utilizado en la cocina europea. Debe utilizarse con precaución porque al tener un sabor muy intenso hay que controlar la cantidad a usar. Se ajusta muy bien con carnes de caza, terneras, salsas y patatas.

Cebollino

Aroma fino y picante. Se aconseja utilizar con sopas, salsas, sándwiches o guisos de huevo o pescados. El cebollino no debe cocinarse ya que perdería todo su sabor. Si queremos conservarlo, lo mejor es congelarlo fresco.

Tomillo

Sabor agridulce y mediterráneo. El tomillo es un clásico en las cocinas mediterráneas y se adapta muy bien al cordero, a la carne de caza, salchichas, carnes estofadas y ensaladas. Sólo cuando se cocina, el tomillo desprende todo su sabor. Precaución: El tomillo seco tiene 3 veces más sabor que el fresco.