Usar sólo los mejores aceites para cocinar

lunes, 24 agosto 2015

Usar sólo los mejores aceites para cocinar

Las especias son deliciosas. Sin embargo, no tienen el monopolio del gusto. Los aceites también pueden ofrecer un sabor único en tus platos. Aquí os dejamos algunos de los aceites que han caído en descrédito en los últimos años - clave: ácidos grasos saturados. Muy erróneamente.

Hay muchos aceites vegetales. Lo que tienen en común los aceites, es que todos ellos se derivan de semillas y frutos. Sin embargo no todos los aceites son iguales. Los aceites tienen diferentes composiciones, y no todos son adecuados para todo tipo de platos. De ello, depende la producción del aceite.

El primer criterio decisivo para la calidad del aceite es su producción.El segundo es la calidad de las materias primas. En este punto se mira cómo fueron cultivadas y con qué se han tratado. 

En la producción, hay aproximadamente tres tipos de variantes. Los aceites refinados se calientan a aproximadamente 100º C y luego se prensan. La ventaja que tienen los aceites refinados es su sabor insípido o neutro, de aplicación universal y más durable. El calor durante el prensado, hace que el aceite pierda sus fitoquímicos, el color típico y el sabor.

Los aceites no refinados, se prensan en frío y utilizan una posible una entrada de calor de hasta 60º C. Algunos de ellos se evaporan algo, lo que reduce algunas de sus activos saludables. 

Luego se encuentran los aceites prensados en frío. Éstos se presionan sin calor adicional por presión o fricción y luego se filtran. Estos aceites conservan todas sus sustancias, color olor y sabor, y, los hace de primera calidad. 

Muchos aceites tales como el aceite de linaza o lino contiene una alta proporción de ácidos grasos esenciales. Estos ácidos grasos poliinsaturados son esenciales para muchas funciones del cuerpo, y son esenciales ya que el cuerpo no los puede producir por sí mismo.   

Por este motivo, los aceites que contienen una gran cantidad de ácidos grasos insaturados y poliinsaturados se consideran muy saludables.

El aceite de coco es, por otro lado, un aceite que contiene gran cantidad de ácidos grasos saturados. Especialmente cuando se trata de cocinar, los ácidos grasos saturados son indispensables. Los ácidos grasos más insaturados son menos resistentes al calor. Si se supera un determinado grado, estos ácidos se desintegran y se forman grasas trans, que tienen un enorme potencial dañino. Aquí está la ventaja de los ácidos grasos saturados, por ejemplo del aceite de coco. 

Más información acerca del aceite de coco aquí.